Habitación 1
Sólo Adultos (+18)
Habitación 2
Sólo Adultos (+18)
Habitación 3
Sólo Adultos (+18)
Habitación 4
Sólo Adultos (+18)
  Res. Canario

Endomarketing

Mucho hablamos de innovadoras soluciones tecnológicas para una adecuada gestión del cliente o de la reputación online de nuestra marca…herramientas estas que, por supuesto, resultan hoy en día claves para conocer mejor a nuestros clientes y poder ofrecerles así una mejor y más personalizada experiencia. Todos los esfuerzos parecen pocos si de lo que se trata es de conseguir la tan ansiada satisfacción y posterior recomendación del cliente, algo que resulta totalmente determinante en el actual mercado social.

Hoy convivimos con toda esta tecnología de una manera tan natural que parece que siempre hubiera estado ahí pero a veces tengo la inquieta sensación de que las ramas nos impiden ver el bosque, el hotel en nuestro caso, que es al fin y al cabo donde se desarrolla la experiencia principal del cliente, aquella por la que está realmente dispuesto a pagar y la que en definitiva será objeto de su valoración.

Porque al final de lo que se trata es de proporcionar experiencias inolvidables (positivamente hablando claro) experiencias ofrecidas por personas y para personas, y cuando hablamos de personas aparece una pequeñas pero importantísima magnitud que escapa incluso a los softwares más inteligentes, la de los pequeños detalles, esos que en la mayor parte de las veces acaban marcando la diferencia entre una buena o mala experiencia o entre una buena y una inolvidable.

Pues bien, en mi opinión es precisamente ahí donde nos estamos jugando la reputación de nuestra marca cada día y donde sorprendentemente menos esfuerzos y recursos destinamos habitualmente los departamentos de marketing de las empresas, es eso que hoy llamamos endomarketing y que no es más que tratar a los empleados de la empresa como hacemos con nuestros clientes, son los llamados clientes internos.

Una vez que empiezas a trabajar en esta dirección no resulta difícil concluir que un cliente interno puede generar mucho más beneficios que el mejor de los clientes externos y que por lo tanto requiere dedicar el esfuerzo y los recursos necesarios no sólo a que esté feliz, formado y motivado para que tenga un buen desempeño sino también a que conozca la misión, visión y valores que representa para que ese desempeño lo haga en la dirección adecuada, aquella que vaya en línea con lo que la empresa es y quiere transmitir. 

Y para todo esto necesitamos, como en el caso del cliente externo, trazar un buen plan de marketing, de endomarketing en este caso.

Trabajemos pues en esta dirección y consigamos que sean nuestros clientes internos los mejores embajadores de la marca, consigamos que se sientan parte de un proyecto ilusionante, que lo hagan suyo, que se sientan importantes y comprendan la trascendencia que tiene cada pequeño detalle porque será entonces y sólo entonces cuando podamos ofrecer experiencias realmente inolvidables y sólo entonces, ahora sí, podremos sentirnos tranquilos comprando las mejores y más sofisticadas soluciones tecnológicas.

Raúl Domínguez
Online Marketing Manager